Despertando Buenos Aires

 

cronica061001-gradoceroGrado Cero es la propuesta con influencias del rock argentino, pero que explora más allá del mismo: desde una canción de cuna hasta la enérgica Voy a Estallar, la banda encendió la noche de Tabasco.  

La agrupación comenzó a tocar los primeros acordes pasadas las 01am, a medida que una densa neblina indicaba que el lugar comenzaba a cobrar vida y temperatura superior al grado cero).

Se podía respirar entonces el clima en el sector de recitales del establecimiento, un punto de inicio (tal cual presume el nombre de la banda… y no en vano) que elevaría la tensión en todo lo que estuviese a su alcance: objetos y personas.

Modesto número de fans, pero en crecimiento: resultó para unos cuantos (y me incluyo) evitar acompañar a Tati Cecchi en diversos pasajes de canciones como Voy a Estallar o el lento y contundente Despertando Solo.

No faltó la invitación de un amigo de la banda para cantar (por supuesto, descartando al aire acondicionado que dificultaba por momentos el show, entre risas, otra de los aspectos a destacar en la acertada interacción del grupo con el público a lo largo del evento).

Repartieron a lo largo de la noche momentos de alta tensión e hipnotizantes baladas; los agradecimientos de la banda y el cierre: Esperando en la estación, el hit que evidencia que Grado Cero no espera y trae “una artillería de composiciones” que merecen no pasar desapercibidas.